Todo este blog está bajo la licencia creative commons. Este blog pertenece a compinchados@gmail.com

miércoles, 2 de septiembre de 2009

El huevo de cristal


El señor Cave regenta
"una tiendecilla de aspecto mugriento sobre la que estaba inscrito en letras amarillas borradas por el tiempo el nombre C. Cave Naturalista y Anticuario".


En dicha tiendecilla vende cosas como
"algunos colmillos de elefante y un incompleto juego de ajedrez, abalorios y armas, una caja con ojos, dos cráneos de tigre y uno humano, varios monos disecados comidos por la polilla -uno sosteniendo una lámpara-, un armario anticuado, un huevo de avestruz o algo así ensuciado por las moscas, algunos aparejos de pesca y una pecera vacía extraordinariamente sucia."


Curiosamente la palabra Cave significa cueva en español.¿Será una casualidad? Después de leer la descripción de la tienda, diría que no. En el escaparate también había un
"trozo de cristal tallado en forma de huevo y pulido con un brillo intenso."


El lector, que es inteligente, ya habrás deducido que sobre ese trozo de cristal trata este cuento corto, y que por él se llama "El huevo de cristal". Cuando dos compradores le preguntan el precio del huevo, el Sr. Cave primero da un precio muy alto (5 libras) y, cuando los compradores están dispuestos a pagar ese precio, asegura que en realidad está reservado para un cliente.

Está pues claro que el señor Cave no tiene la más mínima intención de vender el pedazo de cristal y, para evitar que su esposa lo haga a sus espaldas, se lo lleva a la vivienda de un amigo, el señor Jacoby Wace, profesor ayudante de prácticas en el Hospital de Santa Catalina.

Mr. Cave y Mr. Wace se obsesionan con el huevo, a pesar de que sólo el primero ve ese paisaje misterioso. Se reunen todos los días de 8 y media a 10 y media y los domingos por la tarde. Mientras Mr. Cave mira la bola oval, Mr. Wace apunta. Se reunen por la noche o en una habitación a oscuras, cuando un débil rayo de luz incide en un ángulo de 137º exactos, el Sr Cave ve extraños paisajes.La primera vez Mr. Cave ve una llanura y unas casa, otro día ve un valle. Pero siempre ve una construcción grande. Parece como un mismo paisaje visto desde ángulos diferentes.

Posteriormente ven unos seres voladores parecidos a insectos pero con ojos humanos, que al llegar a la enorme construcción, tras aterrizar, repliegan sus alas y se introducen en las casas dando saltitos.

Un día ven una serie de columnas y encima de cada una de ellas un huevo de cristal como el que tienen en las manos. Entonces deducen que en realidad el huevo que tienen en las manos está situado en la última columna. Dicho de otra forma, el huevo de cristal era un forma de conexión visual entre nuestro mundo y otro mundo que no desvelaré para que al lector le pique la curiosidad y lea el cuento.

MI VALORACIÓN: el cuento destila una gran imaginación y creo yo, abre la veda de la ciencia ficción para imaginar mundos muy alejados en el espacio que, sin embargo, pueden ser visitados. En lugar de una máquina del tiempo que conecta el pasado, el presente y el futuro, el huevo de cristal es una especie de puerta de conexión visual entre dos mundos muy alejados físicamente. Lástima que a través de ese huevo no se pueda viajar, sólo mirar. Hubiera sido mucho mejor que H. G. Wells hubiera escrito una novela de alguien que viaja a ese otro mundo en vez de visionarlo a través de un huevo de cristal.

2 comentarios:

  1. el cuento es muy interesante pero no tiene trama y no se entiende el conflicto ni cuales son los personajes ni en escenario

    ResponderEliminar
  2. yo ya lei ese cuento con mi maestra de español que se llama lulu y si me gusta lo mejor es el final si ustedes leyeran mi comentario yo les recomendaria este cuento

    ResponderEliminar

Mi lista de enlaces

Buscar este blog

Cargando...

Seguidores

Datos personales

Este blog tiene como objetivo mostrar opiniones literarias o críticas tanto mías, como las que yo encuentre en Internet, como las opiniones de los lectores que deseen colaborar.